TIERNA HIERBA

Si aparezco tras las pantallas cubiertas

no corras las cortinas que reflejan el azufre.

Recibirás toda la luz que nos inunda.

 

Colgaré los hábitos de tela áspera,

sin forma ni costuras sobre tu espalda

erguida y tras un soplo de helado suspiro

correrán tus tibias manos  de olor a niebla

sobre los montes de olivos  arrancando

de la tierra el agua que siempre estuvo dormida.

 

Si regreso habrá rastro del camino.

Tras las puertas nunca hay perchas

en los que colgar oraciones penitentes

de bocas mudas, cinceladas sin el mármol.

 

 

El regreso tiene el límite del olvido con

cadenas de herrumbe impías y

letras impresas en colores con tu firma

recogidas en telas de organdil

con el que decorar salones al gusto

más propio de otros títulos:

“A la eterna poseía”.

 

Tu ceniza mojada de escarcha suena.

Hablando una new-lengua con recortes

apresuras una imagen

de vestales eternas que retumban en tu piel

a golpe seco bajo el costado tras la ingle .

El regreso tiene tintes de melaza,

tierna hierba que aún no brota tras la pisada.

 

MJ Blanco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: