EL ARTE DE LA ROTULACIÓN

El mito de Bond es uno de los más prolijos en la historia del cine. Desde que surgió el famoso agente 007 al servicio de su graciosa majestad hace ya casi 60 años, el personaje ha pasado por diferentes cuerpos y rostros de  actores que encumbran su carrera dando cuerpo al mito. Su nombre James Bond se lo debe a un ornitólogo por el que Fleming tenía especial predilección. Lo eligió con la intención de que fuera lo más general posible y consiguió que se convirtiera en el único. Lo ensalzó a la categoría de mito.

Sin Bond – Sir Bond-  el Martini no tendría el mismo sabor y con él, el doble “0”   adquirió un nuevo sentido. En ese camino hacia el mito se dirigen todos los grandes personajes, pegar el salto de lo individual a lo universal y poder ser un ” 00_” con licencia para fotocopiar. El fenotipo de la humanidad rediseñado, mejorado y con un acabado en acero mortal.

Evoluciones del mito:

 

 

 

EL PODER DE LOS CONEJITOS

La Historia del mundo occidental en la segunda mitad del S.XX hasta la primera década del S. XXI podría resumirse haciendo un estudio de la revista Playboy. Hugh Hefner tuvo la osadía de romper una de los pilares sobre los que se sustenta toda la hipocresía del poder: hizo visible la obscenidad en todas y cada una de sus variantes pero a pesar de dejarla patente, visible, la sociedad continúa siendo ciega para poder contemplarla. En todas sus propuestas, tanto periodísticas como televisivas, la obscenidad estaba enraizada y convivía en un estado natural con cada uno de los temas propuestos, en este sentido fue un visionario porque comprendió la verdadera naturaleza animal del ser humano impregnado por una impúdica necesidad de falta de control.

En este camino ya andado por Hefner convendría especificar qué denotamos y queremos expresar exactamente con el término” obsceno” : Impúdico, torpe, ofensivo al pudor. En la definición del DRAE se hace referencia al pudor y efectivamente es aquí donde está la clave para comprender el alcance de la obscenidad. Pudor: Honestidad, modestia, recato.

Hugh Hefner presentó una estructura clara dentro de su revista. Hay apartados que siempre estuvieron presente como el desplegable de la conejita desnuda que en el primer número de la revista estuvo dedicado al famoso desnudo de Marilyn. El impacto que debió tener aquel acto sobre la puritana e hipócrita sociedad americana me es poco menos que inimaginable desde la posición de la sociedad actual completamente instalada en la cultura del porno como algo natural a la sexualidad del hombre.
Hugh Hefner nunca escondió su intención de enriquecerse tomando como reclamo de ventas el cuerpo de la mujer. La instrumentalización de la mujer es el mayor de los pecados para los grupos de feministas, actuales monjas seglares de la nueva cultura del sistema. Defendían la honra y la imagen de la mujer que estaba siendo pisoteada por el macho simbolizado en Hefner. LA MUJER ese gran absoluto cuya esencia exacta parecían conocer esas feministas, estaba siendo manipulado y explotado por el macho. La mujer como víctima de la sociedad, de la cultura y por supuesto del hombre. Hugh Hefner dejaba patente en su forma de vida y en sus relaciónes sexuales que era un proxeneta y las conejitos que le perseguían tenían también muy claro cuál era su objetivo en la vida y qué es lo que querían hacer para enriquecerse. Hefner no tenía ningún pudor en mantener oculto su naturaleza de Chulo Putas y las Putitas que le acompañaban tampoco tenían ningún pudor en decir qué es lo que querían y cómo pretendían alcanzarlo.

 

Fundador de <i>Playboy</i> revela obsesión por rubias

¿ Qué diferencia había entre Hefner y sus conejitas? ¿ Quién utilizaba a quién y con qué fin se producía esta utilización?

 La naturaleza de la obra de Hefner es compleja porque entendió que la obscenidad estaba presente en todos y cada uno de los actos que no se correspondían con la honestidad, la modestia y el recato y que no se podía circunscribir únicamente al sexo. Centrar una idea obscena a una imagen sexual es poco menos que pueril e indica el grado de madurez de una sociedad que lo comprende sólo así. Fue un firme defesensor de los derechos y libertades del hombre, de la igualdad de los negros dentro de la sociedad con los blancos . Los mejores escritores y artistas escribían para su revista y aparecían en sus programas, hasta Joan Baez estuvo presente. Era un excelente mecenas, todos estaban encantados con aquellos rabitos pegados al culo que les servían las copas en un ambiente dionisiaco de placer estético y sensual. Sin embargo en la propuesta de Hefner hay algo que huele mal, hay algo que no encaja. Hizo más que nadie suya la idea de “ estar en misa y repicando”.

Playboy es un icono de la honestidad sin el recato, de la honestidad en el posicionamiento político frente a la desmesura de los jardines del” Shangri- La” convertido en el mayor de los prostíbulos y la instrumentalización no de las mujeres, que en ningún momento aparecen como víctimas o más vícitimas de lo que ellas querían ser, sino en la instrumentatilización de la ética política y social para su propio beneficio y placer masturbatorio personal. Pero dejó para la posteridad un espléndido espejo donde poder mirarse y poder comprender la perversidad que se encuentra enraizada en la propia estructura de la naturaleza del poder. Una paradoja difícil de resolver.

El poder de los conejitos:

http://www.youtube.com/watch?v=Y7obvsi-gFQ

REALITY

Increíblemente cierto / Aterradoramente verdadero.
Creo que algo parecido a estas palabras sería lo que pronunciaría cualquier persona que pudiera contemplar, tener la visión pura, directa de la esencia del poder. ¡ El horror, el horror ¡ Al mismo tiempo que su rostro delinearía la expresión de la alegría, el goce y la satisfacción suprema. Sólo compaginando dos polos extremos en una misma cara, agrupándolos dentro de la misma naturaleza podemos dar explicación a las imágenes que pudimos ver ayer en los informativos:
La primera: un Rajoy pletórico en su ceremonia de investidura. Nadie en su sano juicio podría enterder que un mandatario pudiera estar contento cuando es el encargado de llevar adelante el país en uno de los momentos más negros de la economía española. Así se han esforzado en pintarnos el panorama. Un enorme cuadro lleno de tonos ocres, grises, negros, nubarrones cargados de electricidad capaces de descargar gigantescos rayos de destrucción si no se aplican las medidas que han decidido, no sé quién en alguna estancia gubernativa de algún país, holderling o consorcio bancario. Todo parece indicar que han decidido contar un cuento con reparto de papeles estelares para los pertenecientes al 4º estado. La fábrica de sueños perfeccionando los “realities shows” que no habían dado todo el espectáculo que el formato prometía, con un futuro asegurado. Pero a pesar de los pesares… a pesar de los dolores,¡ ay, mamita mía¡, ¡ qué contentos estaban todos ¡, que se han encontrado una enorme bolsa con millones de monedas dentro – Ahora, ahora sí que estoy feliz, ahora sí que estoy contento, que me he encontrado unas enaguas con unas pantorrillas dentro- :

Inimaginable, desde luego, la felicidad y las visiones gloriosas que debieron tener Zapatero y todo el PSOE cuando les sucedió lo mismo a ellos pero en época de bonanza depredadora absoluta. Ni en cien vidas que viviésemos podríamos alcanzar tal exaltitud de alegría incontrolada, estoy segura.

La segunda- como en las sevillanas que de folclore se trata-: Los norcoreanos llorando sin consuelo todos juntos, unidos en la desgracia por la muerte del dictador de aquel país, que para asegurarse unas exequias faraónicas prohibió la contención de dolor bajo pena de arresto. Impresionante ver un pueblo oriental mostrar tales rasgos de emoción, expresividad y dolor. La contención propia de aquellas culturas, la reserva de lo privado siempre alejado del ojo extraño se nos muestra con todo detalle. Cientos de personas desconsoladas, locutoras televisivas que derraman las lágrimas de sus ojos sin el menor pudor por la pérdida del dictador. Corea o el Islam, todo ya parece lo mismo, los ritos y costumbres parecen también haberse globalizado y los coreanos se mesan los cabellos y golpean sus pechos entre alaridos y corazones deshechos por el miedo al HORROR.

GIGANTES Y CABEZUDOS. EL NOMBRE DE LA IGNOMINIA

La Historia inscrita en el acervo popular nos muestra la imagen de estos muñecos de cartón-piedra que desfilan en las fiestas locales de buena parte de España.

La importancia de una imagen que simbolice y represente un poder establecido que durante siglos ha regulado las relaciones de poder está presente en estas fiestas donde los muñecos recorren las calles de los pueblos para deleite y alborozo de todos los participantes.

Gigantes y cabezudos es la imagen y el nombre de la ignominia de una época en que la ignominia tenía nombre, de una época en que la ignominia era humana y entraba a formar parte como el resto de la realidad de la capacidad de representación a través del símbolo. Una imagen que formalice y represente a través del símbolo los elementos y relaciones que establece el individuo con su entorno, que si bien la huella no es el oso, observar el tamaño, produndidad y frescura que presenta la huella proporciona una información necesaria para poder comprender el alcance del peligro.

Pero imaginemos qué sucedería si de pronto el oso no dejara huella o que las huellas dejaran de poder ser identificadas como tal.
¿Qué sucedería si los gigantes y cabezudos dejaran de ser símbolos para convertirse en realidades plenas de las identidades que reflejan, muñecos de cartón-piedra ? Si todas estas preguntas dejaran de ser preguntas para convertirse en afirmaciones significaría que nuestro mundo tal y como lo concebíamos hasta ahora está sufriendo una transformación única en la Historia de la humanidad y con una rapidez que sobrepasa cualquier proceso de evolución y adaptación que haya habido hasta este momento. Un cambio sistémico de las relaciones personales y con el entorno físico que rodea al individuo se estaría produciendo:

-¡Aleluya¡, ¡aleluya¡ – gritaría un sacerdote del nuevo sistema implantado- El milagro se ha producido, el viejo sistema de orden jerárquico de relaciones obsoletas que nos oprimía y explotaba está cayendo. No habrá más sumisiones a partir de ahora las relaciones se establecerán entre iguales, todas al mismo nivel.

-¡Horror¡, ¡espanto¡ – gritaría un viejo adepto al sistema corrupto. Apegado a la comodidad que reporta el mundo ya conocido no vería las dulces mieles que el prometido futuro nos tiene reservadas.

La tragedia griega en su más puro estado o las deliciosas comedias latinas, con su agudeza de ingenio y sátiras picantes, se estarían representando ante nuestros ojos. Si esto fuera así, viviríamos en el mundo de la imagen sobre un soporte de luz y color donde toda la realidad pasa a través del prisma y objetivo de Google Earth y por tanto no sorprendería ver en primera fila las emocionantes imágenes de números, de cifras bailando en distintas bolsas y marcando el pulso de pueblos enteros con historia y peso específico en la creación de lo que se denominó civilización.

Sin embargo, y a pesar de que ya todo puede ser filmado o incluso recreado a través de imágenes virtuales sorprende que haya una parte de la realidad que siempre queda oculta al ojo humano, al ojo de la cámara, y fuera de toda esfera de objetivos y señales fílmicas. Cabezas que no se ven, que no tienen rostro ni cuerpos que podamos identificar. Gigantes sin unas medidas precisas que podamos captar:

Durante la Revolución francesa hicieron que rodaran un buen número de cabezas. Las cabezas visibles del poder imperante fueron arrancadas de un tajo por los jacobinos y su gran legado para la posteridad, “la guillotina”, hizo su aparición en la escena como una de las imágenes más reconocibles de la muerte. La caída del antiguo régimen se había producido. Las cabezas habían caído y los portadores del anillo lucían desdoblados con cabezas descorporizadas y cuerpos decapitados. Ese fue un momento de aprendizaje, la nobleza aprendió que el pueblo, el poder de la mayoría, posee una fuerza hasta ese momento encapsulado dentro de la Caja de Pandora. Pero ¿ qué aprendió la burguesía? ¿ Qué lección magistral sacó cuando hizo que rodaran las cabezas por la arena y una vez en el poder dejó al pueblo en el mismo lugar que estaba ? Todo verdugo tiene una apreciación muy directa de la acción que ejecuta a través de respirar la fuerza de la potencia y el acto. De esta manera la burguesía una vez instalada por primera vez en el poder, el poder real, aprende que mostrar las cabezas resulta siempre peligroso. Las cabezas no deben estar expuestas porque las cabezas pueden rodar y ellos vieron en persona el Rojo a través de sus propios ojos.

Ahora una vez conseguida la tradición y sabiduría que aporta el poder a través los años y los siglos por fin han conseguido que la Ignominia no tenga nombre, que no exista imágenes de ella. Sólo el pueblo continúa dando la cara a través de sus imágenes por toda la red. El pueblo pone su cabeza, sus imágenes en un nuevo mundo social donde poder ascender y relacionarse y a cambio el poder se ha convertido en inmaterial, etéreo, inconsistente, líquido sin cuerpos ni cabezas reconocibles pero capaz de hacer hundir repúblicas sacadas a la venta en el todopoderoso Mercado Bursátil manejado por enormes hordas de especuladores lacayos a su servicio.

¡Ha caído el antiguo régimen¡ ¡La era de la incorporeidad ha llegado¡

Quien pueda que conserve su cabeza.

María José Blanco

LA SANTA RESPONSABILIDAD

Hoy es el día de Todos los Santos. Sí, sí, ya sé que con este comienzo uno puede confundirse y recordar la famosa canción de ” Hoy es el día de los enamorados” pero tras visitar el cementerio esta mañana y ver las noticias del telediario creo más que nunca que la analogía no es una mera casualidad sino que si bien, en la pasión, Eros y Tanatos van de la mano como las dos caras de una misma moneda, lo mismo se puede decir del día de los Santos y el de los enamorados que en ambos casos los cánticos celestiales están presentes.

Zapatero hoy ha decidido confesarse, convertirse en mártir confeso tras asumir la resposabilidad de los casi cinco millones de parados. Como todas las confesiones la ha realizado rodeado de allegados acólitos que comprendiendo la pena y dolor que le produce pronunciar tales palabras, le recompensaron con unos aplausos de apoyo y conmiseración por el esfuerzo realizado, como si de dos padrenuestros y dos avemarías se tratara para poder conseguir el perdón de todos los pecados.

Pero Zapatero se ha confundido. Confundió los días y los ritos, confundió los sincretismos y las religiones. El día de Halloween fue ayer, fue ayer cuando tenía que haber pronunciado su sincera confesión tras haber pronunciado las palabras mágicas para que la fiesta se iniciara: TRUCO o TRATO. Hoy ya no es Halloween, la borrachera y el jugar con las calaveras era ayer. Hoy es el día de Todos los Santos y es de muy mal gusto mezclar tradiciones e imágenes y querer hacernos ver que con las palabras : “Yo soy responsable…” con ese melón se llenó el serón. Que esto, que se llama España a pesar del esfuerzo que realizaron para borrarle el nombre, es la tierra de Cervantes quien tuvo la genial idea de dejar para la posteridad dos personajes universales como son Sancho y Quijote, aquí hemos aprendido a diferenciar entre Sanchos y Quijotes y saber que Halloween nunca se celebrará el día de Todos los Santos porque con el amor no se juega y con las calaveras, este día, tampoco. Porque quien olvida sus tradiciones no es que se convierta en un hombre global y universal es que simplemente acabará siendo lo que demuestra ser, un fantoche que aspira a la salvación divina dirigida por los calvinistas.

¡ OH, dioses del Olimpia ¡ recoged en vuestro regazo al nuevo Santo confeso y mártir, Zapatero, quien confundió la responsabilidad con la confesión universal.

María José Blanco.

CONCIENCIA Y DOLOR

Los últimos estudios de la ciencia parecen orientar hacia una relación entre el aumento de los casos de autismo, y otros problemas relacionados con la empatía, con el uso de oxitocina sintética en los partos. Mi intuición hace tiempo que me llevó a pensar que la empatía está relacionada con el dolor. El ser humano toma conciencia de su ser desde el mismo momento del nacimiento a través del dolor tanto del hijo por el esfuerzo que requiere salir a la vida como el de la madre. Los dos experimentan en el mismo proceso un intenso dolor que finaliza en un inmenso placer cuando la madre recoge a su hijo vivo parido desde sus entrañas y el niño percibe en un único instante todos sus sentidos abiertos a la vida a través de las cálidas y amorosas manos de su madre que le protege. Como una descarga de electroshock que activa las neuronas y predispone a una autoconciencia sobre la importancia del hecho acaecido. Y no es para menos porque dada la cruel atadura que unirá para siempre a la madre con el hijo cuya maduración mental, evolución racional y emocional, requiere de varias lustros para su óptimo funcionamiento resulta imprescindible que sea la hembra humana la única dentro del género de los mamíferos que sienta dicho dolor. Este es el juramento de la vida, el juramento en cuya base está la fe que se profesa, la fe de la procreación, la fe del yo a través del otro, es decir, la empatía.

El tema del juramento está recogido desde la antigüedad por grandes artistas. El Greco en su enigmático cuadro “El caballero de la mano en el pecho” nos presenta un hombre con la señal del juramento en la mano. “La Fe del caballero” dignidad que sólo es otorgada a determinados personajes ilustres. La posición de la mano y disposición de los dedos no es trivial, es un símbolo que aparece dentro de la iconografía religiosa en la figura de la virgen- símbolo de la mujer madre- en la mayoría de los casos, pero también en la figura del niño dios- símbolo de toda la especie humana. El rasgo de humanidad no se obtiene de golpe sino que es una propiedad que se adquiere a través de un proceso que implica un crecimiento en los estados de conciencia hacia una compresión del otro por medio de un proceso especular que permite reconocernos en el que nos es semejante. Sin esta acción especular nos sería imposible ponernos en la piel del otro, nos sería imposible la simbiosis:

El rito de armar caballero estaba lleno de símbolos y exigía que la ceremonia fuera cuidada en todos los detalles para que el caballero tomara conciencia de su nuevo estado y que el juramento fuera válido porque sólo los dioses pueden jurar sin quebrantar su palabra. Como finaliación de la ceremonia estaba el acto de la “pescozada”. El padrino daba al iniciado un golpe en el cuello “pescozada”, una bofetada o un espaldarazo, es decir, era un acto de humillación y dolor frente a todos los asistentes al acto. Después inmediatamente el nuevo caballero era besado por el padrino y por todos los caballeros presentes en la ceremonia.

Un rito estupendo sólo reservado a los hombres. La mujer recibe la orden de la caballería directamente de la naturaleza que desde los orígenes del mundo es la que ha tenido potestad absoluta para configurar a los más grandes.

María José Blanco Rebollo.

MEDITACIÓN

La base de la meditación está en no dejar de sentir.

Eso se contradice con el vacío de la mente que algunas técnicas intentan promover, porque en la meditación no se trata de vaciar sino de centrar el foco de atención de la mente en un punto concreto del cuerpo que pueden ser las manos, los pies o la espalda, contar los puntos que hay que tejer para hacer una greca o el número de puntadas para poder realizar una labor.

El que medita no puede dejar de sentir su cuerpo porque el vacío de la mente es imposible sin que se produzcan estados de conciencia alterados y, en este caso, la meditación deja de ser beneficiosa para ser contraproducente. El vacío de la mente sólo se consigue en determinados etapas del sueño REM. Por tanto, intentar conseguirlo en un estado consciente no es posible sin pasar a otro estado de consciencia donde se pondrán en funcionamiento resortes oníricos más propio de las alucionaciones. Es por ello que la utilización de los mantras de forma repetitiva y obsesiva durante un tiempo lo suficientemente largo puede provocar una desorientación en el sujeto y un estado más propio de la alucinación que de la concentración. Las sectas utilizan los mantras con medio de control del individuo, según parece, por esa desorientación que producen.
Los mantras creo que sólo son benediciosos si se repiten de forman consciente, sin perder la ubicación espacial.

Los rezos también son mantras, pero el rezo debe hacerse de forma consciente y preferiblemente en voz alta para no perder el sentido de la acción. En el caso de las oraciones como parte del rosario se repiten de forma constante y casi automática los rezos, pero es el propio rosario el que ubica a la persona. Lo ubica en un espacio determinado del mismo y esto indica cuál es la siguiente oración que se debe pronunciar, es decir, aunque a simple vista este tipo de oraciones pudieran parecerse a los mantras orientales distan mucho de ellos porque no se busca la alteración de conciencia sino la limpieza de mente no dejando al individuo nunca sólo ante la repetición obsesiva de una frase que al dejar de tener significado provoca desorientación y ensoñación, un estado más parecido a lo que hace un enfermo mental que a una curación espiritual. Supongo que los monjes orientales tienen una técnica muy perfeccionada del arte de la meditación,y saben exactamente cuál es el número concreto de repetición o el tiempo que deben estar repitiendo un mantra para que su reproducción produzca los efectos beneficiosos que buscan, pero el ejercicio de estas disciplinas en occidente no están dirigidas por monjes budistas sino, en su mayoría, por aficionados que se han apuntado a una práctica de moda que exige un dominio de cuerpo y mente en la que no están avezados.

María José Blanco