CRISTAL Y ARENA

487286_210037232478689_993041426_n

¿ Quién sabe cómo se encienden los aceites ?

¿ Quién conoce las albadas y las tardes de la aurora ?

¿ Quién entre luces advierte la continuidad de la especie ?

Camino despacio entre árboles del horizonte

observando limoneros, higueras, pinos y madresselvas.

Tienen todos un color saturado corregido por el matiz

que obliga el entorno.

Todos señalando el dedo que marca la cinta que los ensambla.

Mares corrientes que ennoblecen el paisaje

recurriendo a una sílaba pronunciada en alguna orilla.

Nebulosas ardientes que tras un objetivo afanosamente artístico

se visten con azafranes y tules de fuertes naranjas

creyendo que tras su imagen regresaran en su auxilio

el resto de los sentidos que marquen mediante un alzado

las tres líneas para elevar un cuerpo cónico.

Y en hologramas sinestésicos construir balcones y

recintos donde poder observarse vestidos tras las máscaras

que mejor recoja el objetivo.

Todos sonríen a su cámara, han sacado sus ojos

para que les viglen  si consiguen zalameramente

seducir cuando se cierre el plano.

Y ellos visten de vaquero y ellas de fuertes naranjas

para encontrar en una onda la transmisión necesaria

de miles de antenas que lanzan una señal diseñada por grandes arquitectos

de luz estática.

Nunca hubo tantas estrellas luciendo en el firmamento

sus mejores galas de radiaciones medidas,

montadas en velocímetros de arena, cristal y agrias estampas.

FORMAS LIQUIDAS

Granada_Alhambra_Fuente_de_los_leones

 

Tiene la piedra formas que regresan al origen

del agua horadando la arena en repetidas cinceladas.

Tras ese rastro de dulces rasgos señala siempre cuál es el camino

que debe seguir la fuerza que la impulsa.

No hay marcas de labios troquelados

ni  luces de carmín que difuminen el ensachamiento de un cauce.

La piedra dura se ondula y se hace elástica cuando el rostro

de su mano pasa húmeda siguiendo siempre la misma corriente.

Si el suelo no fuera de color azul podríamos pensar  que succionados

por un cielo en tecnicolor toda la vida ha sido así.

Zambillirse en el mar como niños que tras un largo

despertar regresan a la inocencia del juego en tardes

de eternos agostos parece la mejor opción

para reanudar la cotidiana y requerida normalidad

de mañanas y tardes originadas por un movimiento

con principio y sin fin.

Seguir la línea de la vida

rememorar alguna mente que, más allá de cúmulos

de arena, permanece impasible ante una idea que no  obtiene

formar figura a pesar de manejar todo el barro

necesario para  estructurar una silueta, dos, mil,

la silueta de la humanidad entera.

La arena cálida transpira la suavidad de su caricia

que llega transformada en eléctricos chasquidos

tras una fría y eterna  corriente de materia fluida.

MJ Blanco

TIENDAS DE SEGUNDA MANO

¿ Cómo avanza el universo, la naturaleza y el ser humano ? Con CENSURA de Copyright  es evidente que no, aunque algunos lleven impresos los derechos del Copyright en los genes.

 

Venus de Urbino ( 1538)

die_venus_von_urbino1

 

Venus dormida ( Giorgione 1507-1510)

Venus de giorgino

 

 

TIERNA HIERBA

Si aparezco tras las pantallas cubiertas

no corras las cortinas que reflejan el azufre.

Recibirás toda la luz que nos inunda.

 

Colgaré los hábitos de tela áspera,

sin forma ni costuras sobre tu espalda

erguida y tras un soplo de helado suspiro

correrán tus tibias manos  de olor a niebla

sobre los montes de olivos  arrancando

de la tierra el agua que siempre estuvo dormida.

 

Si regreso habrá rastro del camino.

Tras las puertas nunca hay perchas

en los que colgar oraciones penitentes

de bocas mudas, cinceladas sin el mármol.

 

 

El regreso tiene el límite del olvido con

cadenas de herrumbe impías y

letras impresas en colores con tu firma

recogidas en telas de organdil

con el que decorar salones al gusto

más propio de otros títulos:

“A la eterna poseía”.

 

Tu ceniza mojada de escarcha suena.

Hablando una new-lengua con recortes

apresuras una imagen

de vestales eternas que retumban en tu piel

a golpe seco bajo el costado tras la ingle .

El regreso tiene tintes de melaza,

tierna hierba que aún no brota tras la pisada.

 

MJ Blanco

White Noise

Defina el paisaje. En las sombras

recordará la figura y la precisión

de la pintura. Señalará la orientación

por donde sujetar las bridas de numerosos ensayos

arbitrados por ondulaciones variables en un paisaje esférico.

La punta de flecha dejará de apuntar

las líneas perpendiculares y en ese momento

el final de la curva que señala una espalda

gemirá el abandono agotador tras una partida.

 

 

Defina un rostro, un punto, una línea.

El dedo que recorre cada vértebra

descargando con presión toda la fuerza acumulada.

La mano enrojecida que sacude el sudar

de interminables ejercicios reconciliadores y doctrinales.

El oído enmudecido de la voz tras la vigilia

por la alcoba regada de células liberadas tras el líquido

en la inseminación.

 

Defina la no forma. Defina el calor de la humedad

instalada en la piel tras la vendimia.

Todo licor tiene un color diferente en pequeñas dosis

y el tuyo es más dulce, más dulce aún. Si te pudiera

abrir, amor, te amaría  abierta en arco

desde un  tiempo fractal hacia la perpetua recursividad.

 

MJ. Blanco

CATEGORÍAS VACÍAS

EN LOS MUELLES

Tenemos Categorías vacías nacidas entre

los muelles del cemento,

sin párpados ni rostros que las delate.

 

Los vagones se deslizan por las vías

del tiempo que amargamente unen

el pasado y el futuro.

Un túnel, sin luces,

transporta el viento tras palabras con papeles

de burócratas sin miradas.

Nadie despierta

tras cruzar la sombra, andan y no sueñan.

Por el suelo se desplazan las huellas mecánicas

de ideas sin palabras, de imágenes

primitivas sin señales, no articuladas.

 

En algún momento murieron las letras

y sólo queda la técnica que calienta

pobres almas que entre alambres

encuentran alimentos envasados

con fechas de caducidad transgénicas.

 

Ahora las sirenas esperan al otro lado

mientras los banqueros recogen

las redes con cabezas de tiburones y

miran, tocan, intentan sentir pero

sin la vista,

nadie sabe qué significa mirar.

 

 

María  José  Blanco

REMA

Cierto, nada había en el cajón.

Cierto, todo se sumerge un un ovillo

de conchas.

Cierto, nada puede ser más que X

Cierto, una incógnita es insoportable.

Despejar la incógnita genera un problema

Soluciones ad hoc para gentes sin motor.

El Eslogan ha muerto

debemos decir lema…podemos decir

tema.

Soluciones verdes para incógnitas marrones

Tema y Rema

Dinero, corrupción, inflación,

ese es el tema, el único que no tiene color.