IB-3507 ESO-SPAIN

EDUCACIÓN SPAM:  EVOLUCIÓN DE LAS  OO-

  aeropuerto_linate-500x375

Vuelos cancelados

001- Filosofía…………………………………………………….CANCELLED

002- Griego………………………………………………………..CANCELLED

003- Latín………………………………………………………….CANCELLED

004-  Lengua y literatura castellana……………………………..DELAYED

005- Geografía e Historia…………………………………………..DELAYED

006- Matemáticas……………………………………………………DELAYED

007- Física y Química………………………………………………..DELAYED

008- Biología y Geología……………………………………………..DELAYED

009-  Dibujo……………………………………………………………DELAYED

 

PUNTO LIMPIO DE INFORMACIÓN

Puntos Limpios de Información

MJBlanco

Anuncios

CONCIENCIA Y DOLOR

Los últimos estudios de la ciencia parecen orientar hacia una relación entre el aumento de los casos de autismo, y otros problemas relacionados con la empatía, con el uso de oxitocina sintética en los partos. Mi intuición hace tiempo que me llevó a pensar que la empatía está relacionada con el dolor. El ser humano toma conciencia de su ser desde el mismo momento del nacimiento a través del dolor tanto del hijo por el esfuerzo que requiere salir a la vida como el de la madre. Los dos experimentan en el mismo proceso un intenso dolor que finaliza en un inmenso placer cuando la madre recoge a su hijo vivo parido desde sus entrañas y el niño percibe en un único instante todos sus sentidos abiertos a la vida a través de las cálidas y amorosas manos de su madre que le protege. Como una descarga de electroshock que activa las neuronas y predispone a una autoconciencia sobre la importancia del hecho acaecido. Y no es para menos porque dada la cruel atadura que unirá para siempre a la madre con el hijo cuya maduración mental, evolución racional y emocional, requiere de varias lustros para su óptimo funcionamiento resulta imprescindible que sea la hembra humana la única dentro del género de los mamíferos que sienta dicho dolor. Este es el juramento de la vida, el juramento en cuya base está la fe que se profesa, la fe de la procreación, la fe del yo a través del otro, es decir, la empatía.

El tema del juramento está recogido desde la antigüedad por grandes artistas. El Greco en su enigmático cuadro “El caballero de la mano en el pecho” nos presenta un hombre con la señal del juramento en la mano. “La Fe del caballero” dignidad que sólo es otorgada a determinados personajes ilustres. La posición de la mano y disposición de los dedos no es trivial, es un símbolo que aparece dentro de la iconografía religiosa en la figura de la virgen- símbolo de la mujer madre- en la mayoría de los casos, pero también en la figura del niño dios- símbolo de toda la especie humana. El rasgo de humanidad no se obtiene de golpe sino que es una propiedad que se adquiere a través de un proceso que implica un crecimiento en los estados de conciencia hacia una compresión del otro por medio de un proceso especular que permite reconocernos en el que nos es semejante. Sin esta acción especular nos sería imposible ponernos en la piel del otro, nos sería imposible la simbiosis:

El rito de armar caballero estaba lleno de símbolos y exigía que la ceremonia fuera cuidada en todos los detalles para que el caballero tomara conciencia de su nuevo estado y que el juramento fuera válido porque sólo los dioses pueden jurar sin quebrantar su palabra. Como finaliación de la ceremonia estaba el acto de la “pescozada”. El padrino daba al iniciado un golpe en el cuello “pescozada”, una bofetada o un espaldarazo, es decir, era un acto de humillación y dolor frente a todos los asistentes al acto. Después inmediatamente el nuevo caballero era besado por el padrino y por todos los caballeros presentes en la ceremonia.

Un rito estupendo sólo reservado a los hombres. La mujer recibe la orden de la caballería directamente de la naturaleza que desde los orígenes del mundo es la que ha tenido potestad absoluta para configurar a los más grandes.

María José Blanco Rebollo.

EL ARTE Y LA CUARTA DIMENSIÓN.

Esta Semana Santa, mientras esperaba a que saliera una de las numerosas procesiones que forman parte de mi constructo cultural y emocional más allá de las cuestiones de fe, o quizá plenamente enraizada con la fe en una búsqueda metafísica de la belleza, de todo aquello que tenga la capacidad de estremecer mediante una puesta en escena muy cuidada determinada por los reglas que configuran el rito, decidí sentarse en las escalerillas de una plazuela inundada de sol y el sonido del agua que corría en una fuentecilla de espaldas a mí. A mi lado había un maletín con seis bolos de plástico, un juguete infantil que en un principio no vi acuciada por el cansancio de la espera y el deseo de reposar un rato. Rápidamente aparecieron dos niñas mellizas que me miraron con recelo abrazando el tesoro que creían podía estar en peligro ya que yo había violado la distancia de seguridad que ellas habían dispuesto para tal objeto que era pieza básica para el juego en el que estaban sumidas.

Una de ellas abraza el maletín al mismo tiempo que me lanza una mirada que me decía “esto es nuestro” y sin hablar yo la miro también, le dirijo una mirada consoladora de asentimiento, comprendiendo su mensaje y aceptando que el juego podía continuar porque yo no iba a suponer una molestia. De esta manera las niñas continúan el juego, imaginan que están en la escuela y al mismo tiempo mezclan la escena con lo que está sucediendo en ese momento. Comienzan a jugar a mi alrededor, han decidido incluirme dentro de su mundo real imaginario y se sientan a mi lado con su continuo parloteo. Yo las observo y una de ellas me dice:

-Somos fantasmas.
-¡ Vaya sois fantasmas ¡ Y cómo os llamáis.
-Yo me llamo Sofía.
-Y yo me llamo Beatriz.
-Somos fantasmas y estamos en la escuela. Atención la maestra ha dicho que es la hora del relax.
Las niñas colocan sus cabezas sobre sus brazos reposados en el suelo y figuran que están en el periodo de relajamiento que les había mandado la maestra imaginaria.
-Ya es hora de la merendilla.
-Ah, sí la marendilla, nuestra deliciosa merendilla- Abren el maletin y se disponen a simular que comen los bolos de plástico. Como ya soy parte de su imaginario comparten un bolo conmigo y me dicen que es de fresa, acotan perfectamente su mundo ilusorio, son ellas las que crean y yo sólo participo de forma pasiva.
-Así que sois fantasmas- les comento yo-
-Sí, sí somos auténticos fantasmas. Mira toca, toca- Sofía se pone a mi lado indicándome que le toque el brazo derecho que demostrará su verdadera existencia fantasmal.
-OH¡ S,í verdaderamente sois fantasmas no os puedo tocar.
Mientras les digo esto toco su brazo izquierdo haciendo presión sobre él. Los ojos de Sofía se iluminan, sonríe pícaramente y establezco con ella un lazo de complicidad pues comprendiendo su absoluta materialidad he entrado a participar y aceptar su naturaleza inmaterial, al fin y al cabo estamos sumergidas en unas coordenadas espacio-temporales diferentes al resto de personas que nos rodean y que no participan de la Demo virtual como nosotras, nos pueden ver pero no comprender porque el espacio que habitamos aunque contiguo es muy distinto.

Entonces pienso en el juego y en la importancia que tiene para los humanos por ser el canal de aprendizaje para poder comprender en su totalidad el mundo que nos rodea. El artista sería un adulto que nunca abandona el juego para entablar con él una relación muy especial que le permita transmitir su concepción del mundo a través de imágenes visuales, verbales o acústicas. Establece con el espectador la misma relación que se creó entre Beatriz, Sofía y yo, una relación de complicidad haciéndole partícipe de un estado de conciencia propia que comunica a través de un sistema simbólico complejo donde las relaciones semánticas se amplifican porque pone en contacto dos subjetividades la del autor y la del espectador, todo un mundo enriquecido que asegura la simulación, la posibilidad de traspasar la línea del mundo tridimensional a una cuarta dimensión donde la lógica se combina en un contínuum indisoluble con la irracionalidad, las coordenadas espacio-temporales se rompen y se entra en un cuadro de múltiples colores unos dados por el artista y otros aportados por el que la comtepla, una visión recíproca hacia los mundos interiores y compartidos.

ÉL PARTIDO EN DOS TIEMPOS:

¿ Qué necesidad tenía Miguel Angel de copiar la cabeza del Apolo de Belvedere y colocárselo a un cuerpo que le resulta desproporcionado copiado al mismo tiempo de una escultura griega ? ¿ Es que Miguel Angel después de pintar todo el techo de la Capilla Sixtina, no era capaz de imaginar un rostro y un cuerpo sin necesidad de tomar dos modelos que podían ser rápidamente identificados ? Nuevos dioses con costumbres antiguas. Igual que la costumbre romana de colocar cabezas diferentes al mismo cuerpo de estatua para poder reciclarla.

Miguel Angel Buonarroti juega con el espectador, no le basta con reflejar su versión de la Apocalipsis sino que le deja pistas, señales en distintos lugares para transmitir mensajes paralelos que le permita escapar del encorsetamiento al que se somete por realizar una pintura por encargo. Su genio y su carácter sale por todas partes, como queriéndonos decir: Una cosa es lo que me mandan pintar y otra muy distinta lo que yo voy a decir. Nos transmite su pensamiento a través de las visiones de San Juan. Su conciencia a través de un juego intelectual de verdadero virtuosismo arquitectónico.

Esa es la chispa y la genialidad del arte, nada es lo que parece todo depende del cristal del ojo que mira.

María José Blanco.

CONCIENCIA NARRADA,CONCIENCIA VIVIDA

El hombre es El Homo Sapiens. Esta es una afirmación que podríamos seguir ampliándola en un intento de encontrar todas las características que definen a la especie humana frente a otra especie animal. Es un ser racional, productor de cultura y organizador de estructuras sociales complejas. Si echamos mano del diccionario de la RAE nos encontramos con dos significados poco usados de la palabra hombre que sorprenden:

– Persona que en ciertos juegos de naipes dice que entra y juega contra los demás.
– Juego de naipes semejante al tresillo, de origen español, que se extendió por Europa en el siglo XVI.

Las dos definiciones hacen referencia al juego, propiedad esencial del ser humano porque si llegamos a ser Sapiens es porque previamente fuimos, somos intrínsicamente lúdicos. El juego produce placer activa las zonas de recompensa del cerebro y lleva a repetir la mismas acciones en busca de la descarga de sustancias químicas como la dopamina o la serotonina que nos harán sentirnos bien.

Dentro del ámbito del juego debemos encuadrar la producción artística del hombre. El ser humano juega cuando está creando una obra artística. Juega a buscar una imagen, un sonido, una danza, un producto literario que le de placer en el propio acto de la creación y después al poder contemplarlo. Simboliza de distintas maneras un estado, una emoción en una estructura que le permita contemplarlo en sucesivas ocasiones y que le revierta de nuevo hacia la emoción plasmada. Todas las emociones sirven, tanto las más agradables como las más desagrables y esto que en principio pudiera parecer contradictorio no lo es en absoluto porque en ambos casos el producto artístico participa de la aprobación, reconocimiento o rechazo del resto del público y a la catarsis que conlleva el exterizar la emoción se suma el premio de que pueda ser aceptada por una mayoría como un producto bien hecho y las zonas de recompensa cerebrales se activaran de igual forma.

Desde la antigüedad se busca el grado de belleza presente en una obra artística. Se intentó racionalizar a partir de la observación del número aúreo en varias estructuras presentes en la naturaleza y que compartían con el canon de belleza griego esa búsqueda de un equilibrio en la forma que les acercara a la aúrea medida y catapultara la obra hacia la aceptación, admiración y adquisición de belleza absoluta. Sin embargo hay dos tipos de belleza con diferentes grados cada una de ellas. Una belleza dulce, idealizada, equilibrada, racional y otra belleza enigmática donde el grado de entropía que la aleja diametralmente de ese equilibrio buscado por los griegos es su principal característica. En este caso obtenemos la belleza terrible, la belleza que refleja todos los instintos más primigenios sumergiéndonos en nuestra naturaleza animal, alejados de toda racionalidad del hombre.

La representación de estos dos estados de la belleza están presentes por igual a lo largo de la historia de la humanidad, así no podemos decir que el cuadro de Caravaggio ” La muerte de Holofernes ” es menos bello por la representación brutal de la violencia que el cuadro de “La anunciación” de Fray Angelico o la de Filippo Lippi. De igual forma el ” Cántico Espiritual ” de San Juan de la Cruz no es tampoco más bello que” El Lazarillo de Tormes” o “Crimen y Castigo” de Dostoievsky o que la ” Siciliana “de Fauré es más bella que la Sinfonía “Turangalila” de Messiaen y no podemos decirlo porque todas estas obras han sido conderadas obras maestras ya que participan de la enigmática propiedad de la belleza que es su capacidad para atrapar al observador que las contempla en un estado de exaltación emocional que comparte con la hipnosis la no voluntariedad del mismo. La obra caza al espectador que sin ejercer un estado de voluntariedad consciente queda atrapado por la contemplación de la misma.

Es por tanto el grado en que un sentimiento, una emoción queda plasmada en la obra lo que determina que pueda considerse como obra maestra o no. De qué forma participan los elementos formales, la partes que construyen el producto artístico en su conjunto es algo que todavía queda por determinar y parece que es la intuición, junto con la maestría en el manejo de dichos elementos, del creador la que le encamina hacia una u otra distribución formal para poder alcanzar la mayor perfección posible que estaría depositada en la capacidad de poder estremecer y emocionar al espectador como si esa emoción fuera vivida por su YO en primera persona sin necesidad de pasar por el filtro de la obra artística. Es decir, cuando una obra es capaz de transmitir y hacer percibir al espectador un estado de Conciencia Vivida en primera persona a partir de la Conciencia Narrada que sería la obra artística ya sea en la pintura, en la escultura, en la música, o en la literatura.

La diferencia que existe entre la Conciencia Vivida y la Conciencia Narrada es la misma que existe entre un conocimiento adquirido mediante una transmisión cultural, que puede ser una imagen -contemplación de imágenes por el televisor como ejemplo los documentales sobre el Serengueti en la 2- y ese mismo conocimiento adquirido en primera persona por haber vivido en el lugar y con los personajes representados. Si a mí me preguntan que si sé lo que es La Sabana africana diré que sí, si me preguntan que si la he visto diré que la conozco por las imágenes de los documentales y por fotografías, es decir, ¿Tengo yo una conciencia clara y exacta de lo que es La Sabana, sé yo lo que se siente viviendo en ella ? La respuesta es NO.
Si a cualquier persona le preguntan lo que es una madre o un padre todo el mundo sabrá responderlo pero ¿ todos ellos tienen una conciencia exacta de lo que significa ser padre y madre? ¿ Todos ellos tienen una Conciencia Vivida de tal experiencia ? La respuesta es NO. Si me preguntaran si sé lo que es una “favela” brasileña o una “invasión” colombiana diría que sí, pero yo no tengo Conciencia Vivida y por tanto conciencia plena de lo que siente una persona cuando sus primeras zapatillas deportivas las obtiene porque se las ha quitado a un muerto tirado en un vertedero de basura.

Las obras maestras participan todas ellas de la capacidad de transmitir una emoción de dolor, alegría, piedad, ternura, pena, serenidad, racionalidad, espiritualidad como si el observador la estuviera viviendo en primera persona por eso el reconomiento, por eso la contemplación hipnótica porque a través del símbolo el hombre es capaz de transmitir conceptos abstractos que de cualquier otra forma sería imposible. Nuestras neuronas espejo lo reconocen. Reconocen la mímesis representada en mayor o menor perfección y establecen la admiración y la maestría del autor que de esa manera participa del concepto de la creación al saber modelar, mediante elementos concretos, intangibles abstractos.

Por eso los buenos artistas suelen ser grandes conocedores del mundo, de las emociones que se viven y se respiran en él o bien han sido capaces de absorber mediante un proceso mímesis, a través de un grado alto de empatía, dichos conocimientos por medio de la transmisión cultural como Borges. Pero en ningún caso se les debe coartar la actividad creativa mediante una crítica que les cuestione su capacidad intelectual porque ser capaz de realizar un producto artístico es ya de por sí de gran capacidad intelectiva.

La importancia de la diferencia entre Conciencia Vivida o la Conciencia Narrada es fundamental también a la hora de catalogar las copias de una obra de arte como obras menores, dado que el artista original por medio de su intuición estableció una distribución formal del concepto que quería transmitir. Es el original el que posee la Conciencia Vivida por el artista primero y todas las demás copias o representaciones fidedignas de la misma únicamente demostraran la habilidad del copista para captar todos los rasgos del original pero el mensaje o tema narrado deja de ser Conciencia Vivida, la del artista original que ideó la obra, para reflejar una Conciencia Narrada, la del copista que observa el original y por tanto la emoción pierde intensidad inevitablemente.

No es lo mismo ver el original de El David de Miguel Angel que ver las distintas copias que hay por Florencia aunque todas ellas sean copias exactas poque sólo el original representa en estado vivo la Conciencia Vivida que quiso transmitir Miguel Angel, sólo el original es el portador de valor y belleza absoluta porque sólo es el hijo sobre el cual se configuró la idea original, las copias son esa misma visión a través de los ojos de otro y por tanto se convierten en Conciencia Narrada, el sentido pleno sólo lo posee el original
Únicamente cuando la copia no es fidedigna, es decir, cuando el artista toma elementos de un original pero los transforma sobre su propia subjetividad, cambiándola es cuando la obra vuelve a adquirir el tratamiento de original ya que en la variación queda reflejado el cambio de sentido y la obra se puede configurar como completamente distinta. La originalidad absoluta no existe siempre hay elementos que se toman de distintos modelos pero la configuración de dichos elementos dentro del marco artísitico sí que pueden dar una idea nueva y el producto puede alcanzar mayor relevancia en las sucesivas réplicas que no guardan fidelidad absoluta hacia el original y pueden aportar diferentes ópticas o simplemente un mejor enfoque el tema tratado pudiéndose convertir en obra maestra, porque una y sólo una es capaz de transmitir con mayor intensidad la emoción o racionalización reflejada.

María José Blanco Rebollo

DE LA MANO A LA BOCA. EL PENSAMIENTO II

Las estrellas, esas lucecitas del cielo que vemos, ya no están allí .

Ambroise Tézenas, Hong Kong

Las lucecitas que vemos sí están allí, que la luz haya tardado cientos de años luz o millones de años luz no significa que el cielo que vemos sea un cielo falso que ya no existe. Ese es nuestro cielo presente en nuestra coordenada espacio-temporal. Todo el universo no se mide con el mismo correlato espacio- tiempo. Si una persona viajara en un tren a 10.000 km. por segundo sus coordenadas espacio- temporales corresponderían a la velocidad inercial que lleva y no se puede comparar con el reloj de otra persona en tierra firme porque su velocidad es diferente. Pero el tiempo pasa para todos de la misma forma sólo si se comparan objetos con velocidades inerciales distintas se puede ver la diferencia.

De igual forma que nuestro cielo, la noción de yo se define teniendo en cuenta el presente y pasado de un individuo porque esto es lo real concreto que sucede o ha sucedido, el futuro no existe… sólo son hipótesis que se hacen de acuerdo con una mayor o menor predictibilidad de que suceda cierta acción. Si alguien se pregunta por su identidad efectivamente echará mano de estos conceptos:

-Cómo me llamo
-Cuál es mi origen.
-Quiénes forman mi familia.
-Dónde vivo, dónde trabajo, o qué estudio.
-Qué sucesos renombrables me han ocurrido, etc.

Puede elegir uno como el más importante pero ninguno de ellos es totalmente definitorio porque lo que importa es la unidad formada por los distintos fragmentos.

El hormiguero existe y la hormiga también, son entidades distintas pero que un hormiguero está formado por un conjunto de hormigas eso es impepinable.

Pero dentro del concepto del yo es necesario la predictibilidad, una vez configurado como persona , identidad o entidad autónoma del resto que se observa por una demarcación espacial diferente a otra persona este YO hace predicciones según sus gustos, según sus necesidades plantea o puede plantear un futuro de acuerdo con la estabilidad que le da el saberse en el mundo. Cuanto mayor sea la estabilidad mayor será el margen de tiempo para hacer proyectos confugurándose un Yo fuerte y potente, una conciencia capaz de dominar su propia existencia. Pero cuanto menor sea el grado de predictibilidad al que está sometido no pudiendo hacer hipótesis de futuro nada más que a corto plazo ese Yo será debil y se sentirá fragmentado por no poder hacer una unidad potente de acuerdo con el peso de su pasado- presente. El equilibrio del individuo depende de una configuración equilibrada entre pasado- presente- futuro. El futuro no existe pero es necesario para el cerebro saber o hacer una hipótesis de cómo va a ser; un futuro que se ajuste a su modelo presente- pasado y de sentido a su existencia de otra forma el sujeto se sentirá fragmentado , perdido, desorientado.

En el hombre la mente no está fuera, no somos como las abejas y la colmena, cada uno de nosotros es un ser consciente que vive en comunidad pero sabiendo y siendo consciente de quién es y qué es lo que hace y lo que debe hacer. Romper esta unidad es catapultar al hombre a un estado ancestral donde la conciencia individual era mucho más frágil. Hacer esto es instrumentalizarlo y provocar una involución cuya consecuencia primera es la enfermedad mental – ansiedad, depresión, fobias – eso es lo que me parece que está sucediendo con el nuevo esquema social que se intenta implantar.

A veces los árboles impiden ver el bosque pero hay que saber que estás en un bosque porque si no el concepto de realidad sería disperso y fragmentado y esto no es así. Y si se ven los árboles y nunca se puede ver el bosque o bien es porque se sufre de una enfermedad mental o porque intencionadamente se busca esa negación global y unitaria de la realidad por lo que se entraría en una existencia parecida a la de los enfermos que sufren el Síndrome de Williams.

La entropía no puede ser total dado que de no ser así la vida sería imposible; es necesaria la predectibilidad que es lo que da sentido y unidad a la existencia. Esa predectibilidad provoca una noción de YO. Si todo fuera cambiante sin seguir patrones conocidos el Yo no existiría, es decir, la consciencia del individuo desaparecería.

Ambroise Tézenas, Los Ángeles.

María José Blanco

DE LA MANO A LA BOCA: EL PENSAMIENTO (I)

El trabajo de todo lingüista es la descripción y explicación del funcionamiento de la gran máquina del pensamiento: el lenguaje. ¿ Cómo y cuándo se origina como principal medio de comunicación entre los humanos ? Esta es una de las grandes preguntas de la psicolingüística. El problema para poder responder es qué concebimos como lenguaje o a qué estadio en la evolución del lenguaje nos referimos porque concebir el lenguaje desde su origen como una gramática( conjunto de reglas innnatas que constituye la competencia lingüística) idéntica a la que tienen hoy las lenguas puede llevar a la confusión de considerar el lenguaje como una mutación o “accidente” (Bickerton, 1995). Cuando Chomsky en (1969, 1975, 1980, 1981) plantea el hecho de que todos nacemos con una capacidad innata- hipótesis del innatismo-, con una estructura donde se instalarán las diferentes gramáticas según la lengua que el hablante aprenda, hacía referencia a esa capacidad en su estadio último de desarrollo que es tal y como la posee el hombre actual. La sistematización del estudio de las lenguas siguiendo el esquema de una estructura profunda y una superficial tuvo graves problemas metodológicos que le llevaron en posteriores investigaciones a establecer un único paso en la elaboración de una oración sin necesidad de establecer las reglas transformacionales que permitirían el paso de una estructura profunda de carácter semántico hasta una estructura superficial donde todos los conceptos semánticos cobrarían cuerpo a través de las reglas fonéticas y morfosintácticas de un idioma concreto.

Sin embargo las últimas investigaciones parecen dar la razón a Chomsky en cuanto a su intuición de que primero se genera una estructura semántica, para después establecerse dentro de un corpus sintáctico y fonológico:
Un grupo de investigadores norteamericanos demostraron mediante técnicas de electrofisiología intracraneal que los tres momentos de actividad eléctrica correspondieron sucesivamente a la elección de significados (200 milisegundos), la elaboración gramatical correcta (320 milisegundos) y la elaboración fonológica (450 milisegundos), esto es, en total menos de medio segundo. Todos estos procesos estaban situados en el área de Broca.

El cerebro humano ha pasado por una evolución y lo mismo que el cerebro dentro del mundo animal tiene diferentes grados de complejidad y de inteligencia el lenguaje dentro de nuestra especie ha pasado por escalas graduales de capacidad lingüística. Entendida esta capacidad como la posibilidad de transmitir una información desde un emisor A a un receptor B y que esta información sea intencional y con carga semántica.

Dentro del mundo animal se ha observado que éstos son capaces de transmitir cierta información utilizando un lenguaje simbólico, es decir, que la relación entre el signo y el significado del mismo es arbitraria. Como ejemplo más conocido tenemos el lenguaje de las abejas que les permite informar de tres conceptos básicos: dirección, cantidad y distancia de las flores. Conceptos básicos para obtener su alimento pero que requiere cierta capacidad de abstracción. No se trata en este caso de nombrar objetos, tarea concreta, sino de medidas de longitud y cantidad.

Los chimpancés han demostrado que son capaces de comprender palabras, utilizar un lenguaje simbólico a través de señales visuales como el lenguaje de mudos y utilizar una rudimentaria sintáxis en oraciones donde aparezca un Sujeto- Verbo- Objeto. Los animales que fueron utilizados en los experimentos atendían a las señales que les ofrecían sus entrenadores y respondían ante sus estímulos pero sin la presencia de ellos no utilizaban esos signos para la comunicación. Esto parece lógico porque comunicarse con otro igual que no posea el mismo código es bastante complicado. Una cosa es aprender un código y otra saber explicarlo.

Todo intento de querer enseñar a un animal un sistema lingüístico que presente cierta madurez y que le capacite para la elaboración del pensamiento tal y como lo concebimos los humanos dará siempre los mismo resultados: los animales no son capaces de adquirir una gramática (modelo de la competencia lingüística ) que alcance una madurez más allá de los 4 o 5 años de un niño. Esto demuestra que los animales no poseen la capacidad -gramática innata – de comunicación en el grado de evolución que lo poseen los humanos. Los símbolos que utilizan para comunicarse dentro de su hábitat natural aún siendo arbitrarios y no motivados en algunos casos, como los gritos de los chimpancés o las señales acústicas de los delfines, nunca son signos articulados, rasgo que Martinet entiende como fundamental para explicar la potencia y economía que presentan las lenguas naturales. Éste sería el primer rasgo dentro de la evolución del lenguaje que diferenció, de forma radical, el lenguaje humano del lenguaje animal. La propiedad de la recursividad asociada a las estructuras sintácticas permite entender que esta productividad pueda ser infinita aunque con ciertos límites que ,si bien no estarían dentro del concepto de agramaticalidad, sí del de la aceptabilidad de un enunciado que, con numerosas estructuras recursivas, provocarían su inaceptabilidad por ser incomprensible aunque perfectamente gramatical.

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente dicho la pregunta : ¿ cuándo surgió el lenguaje ? Está mal planteada porque un tipo de lenguaje primario basado por ejemplo en la emisión de sonidos de carácter onomatopéyico bien podría haberse dado hace 5.000.000 de años, tal y como señala Pinker (1995) de igual forma que ahora el resto de homínidos utilizan determinados sonidos o gestos corporales para la advertencia de un peligro o cierto estado de ánimo. La gran pregunta es ¿cuándo empezaron a surgir estructuras complejas que permitieran al hombre pegar el salto evolutivo con respecto al resto del mundo animal? Tal y como señala (Lock,1999) la interacción social fue decisiva. Pero junto con la interacción social que ya existiría desde que el hombre se separara del homo erectus hace 150.000 años tuvo que haber otro factor determinante que provocara la necesidad de establecer un código complejo de comunicación que permitiera la transmisión de información mucho más elaborada.

Este factor decisivo tiene que ver con que el hombre sea omnívoro y que en determinado momento de su historia se dieran las condiciones necesarias para convertirse en un animal sedentario.

El Sedentarismo.

Durante más de dos millones de años el hombre fue nómada y no consideró el sedentarismo como una forma viable para la subsistencia. Gracias al nomadismo el planeta estaba poblado en todos los continentes.

Sólo a partir de la última glaciación hace10.000 años, cuando las temperaturas subieron en todo el planeta, se dan los primeros asentamientos del ser humano. Se descubre la agricultura y el mundo social comienza a complicarse.

Con el hombre siendo sedentario tenía que procurarse un sistema de alimentación regular y vigilar que la producción de alimento funcionase, ya no dependía de las bienaventuranzas que la Madre Naturaleza le deparara en su camino, sino que él se convierte en el agente que transforma y controla la producción de su propio alimento. Este es el gran salto evolutivo de la humanidad y lo que obligó a una ampliación de la gramática innata de comunicación que permitiera nombrar diferentes tipos de semillas, diferentes situaciones y ciclos de siembra, periodos de recolección, al mismo tiempo que aparecieron los animales domésticos. Había que nombrar una realidad muy extensa que era primordial para la subsistencia, no valía con diez gritos diferentes y un lenguaje visual porque la realidad que aparecía ante sus ojos de la que él era objeto organizador, como un gran Dios, exigía la invención primero de un vocabulario extenso, segundo creación de una sintáxis que permitiera expresar acciones concretas y distintas situaciones que había que controlar. Esta información debía transmitirse a las generaciones venideras como conocimiento- cultura- para que pudieran subsistir adecuadamente.

Cuando Caín mató a Abel el hombre como gran Dios organizador puso nombre a toda la realidad que le rodeaba y que debía conocer y controlar para la producción de su propio alimento. A partir de ese momento el nivel de conciencia se eleva y surge el pensamiento concreto unido a la acción de trabajar la tierra . El fin primero de toda especie es la subsistencia y ésta depende del alimento. La motivación no podía ser mayor.

LO SINIESTRO, EL SOL NEGRO

¿ Puede ser una obra maestra un éxito comercial al mismo tiempo ?

Stanley Kubrick tenía claro, no ya la posibilidad, sino que era absolutamente necesario que su obra presentara algo bueno, excepcional si quería que sus películas recaudaran 100 millones de dólares. Por eso rechazó la oferta de hacer la segunda parte de “El exorcista” con el siguiente argumento:
¿ Qué se puede añadir para mejorar la primera ? ¿ Que ella vomite en otros colores ?
Su aspiración a lograr la mejor película dentro del género que tocaba es lo que da como resultado la que para mí es la obra cumbre de lo SINIESTRO, ” El resplandor “.

El concepto freudiano de Umheimlich ” aquello que siendo conocido y familiar se presenta en su concepción más oscura ” está reflejado magistralmente en esta película.
Kubrick parte de la novela de Stephen King que intuye de forma reveladora el terror sicológico que se desprende de un ambiente familiar cuando deja de ser protector para convertirse en la mayor de las amenazas. La película está rodada con tal sensibilidad artística que, en algunos momentos, puede parecer que estuviéramos ante una secuencia de cuadros de las mejores galerías de arte.

Pero aparte de las escenas, es la música la que consigue subrayar, recalcar y elevar al espectador hacia ese otro lado. Lo transporta hacia la zona más primigenia de los sentidos. Desde el inicio esta recreación de ambiente queda fijada con la adaptación del ” Dies Irae ” de la Sinfonía de Berlioz pasado por el tamiz electrónico de Wendy Carlos. En esta adaptación están depurados los sonidos inquietantes, sonidos de animales en la noche. El hombre solo ante la inmensidad de la naturaleza que lo amenaza y lo atrapa:

La descontextualización, los recuerdos de un esplendor pasado donde todos los protagonistas están muertos aparece en esta más que inquietante escena:

Cuando el pasado se convierte en presente y se vuelve a reconstruir dentro de un placer morboso y macabro por soñar glorias pasadas queda la escalofriante sensación de la muerte cercana o la muerte ya instalada dentro de la vida. A mi me recuerda el brillo añejo de Venecia , la vida inactiva de ” Funes el memorioso” de Borges o ” La nueva Taxidermia ” de Mercedes Cebrián. Cuando un hombre vive activamente la mitad de su vida y la otra mitad la transita recordando el pasado ¿ se puede decir que ha vivido la mitad?
No, pero la inactividad física y ese regodeo por lo ya acontecido, lo muerto huele siempre a decrépito. Algo se está pudriendo. Aunque algunas veces la muerte puede aparecer en todo su esplendor y brillo valioso tal y como transmite esta obra de Damien Hirst.

Lo macabro unido a lo siniestro puede costar muy caro:

María José Blanco Rebollo