TIENDAS DE SEGUNDA MANO

¿ Cómo avanza el universo, la naturaleza y el ser humano ? Con CENSURA de Copyright  es evidente que no, aunque algunos lleven impresos los derechos del Copyright en los genes.

 

Venus de Urbino ( 1538)

die_venus_von_urbino1

 

Venus dormida ( Giorgione 1507-1510)

Venus de giorgino

 

 

ELEGÍA

Ya lloré sobre tu tumba,

abrí la tierra y lancé lágrimas de plata.

Cosí flores de tela con tinta y rocié

la piedra con esencias de sándalo,

tu nombre cincelado era

la arena perdida.

Lloré sobre tu tumba.

Me concedí cinco minutos de lágrimas

y quince minutos de duelo.

Eso era suficiente.

Suturé con hilo de oro el abismo

de mi conciencia para poder

abrir la tierra y llorar dentro de ella.

María José Blanco

LA MIMESIS: mentes conectadas sin brujería.

REDES. LA VIRTUALIDAD REAL.

Jerry Ueslman

Desde cómo aprendemos a hablar, a escribir o a conducir, hasta por qué se revuelve nuestro interior cuando vemos el sufrimiento de otra persona… siempre están detrás las neuronas espejo, uno de los grandes descubrimientos de las últimas dos décadas. Podríamos verlas como la red invisible que une a todos los seres humanos entre ellos y con sus predecesores, al permitir la conexión entre las mentes y la transmisión de conocimiento y cultura mediante el aprendizaje. Junto al neurocientífico Marco Iacoboni, Eduard Punset repasa en esta edición del programa los fantásticos poderes de las neuronas espejo.

http://www.rtve.es/rss/videos/television/TE_SREDES.xml

http://pacotraver.wordpress.com/

José Manchado

SANGRE CALIENTE

VAMPIRRO

JADEITA, EL TRIUNFO DE LA MUERTE

brueghel

Brueghel

En los últimos años tuve oportunidad de estudiar analíticamente cierto número de varones cuya elección de objeto era regida por un fetiche. No se crea que esas personas recurrieron al análisis necesariamente a causa del fetiche, pues si bien este es discernido como una anormalidad por sus adictos, rara vez lo sienten como un síntoma que provoque padecimiento; las más de las veces están muy contentos con él y hasta alaban las facilidades que les brinda en su vida amorosa. En general, entonces, el fetiche desempeñó el papel de un diagnóstico subsidiario.
No sería exhaustivo destacar que venera al fetiche: en muchos casos lo trata de una manera que evidentemente equivale a una figuración de la castración. Esto acontece, en particular, cuando se ha desarrollado una fuerte identificación-padre; el fetichista desempeña entonces el papel del padre, a quien el niño, en efecto, había atribuido la castración de la mujer. La ternura y la hostilidad en el tratamiento del fetiche, que respectivamente corren en igual sentido que la desmentida y la admisión de la castración, se mezclan en diferentes casos en proporciones desiguales, de suerte que una u otra se dan a conocer con mayor nitidez. A partir de aquí uno cree comprender, si bien a la distancia, la conducta del cortador de trenzas en quien ha esforzado hacia adelante {vordrängen} la necesidad de escenificar la castración que él desconoce. Su acción reúne en sí las dos aseveraciones recíprocamente inconciliables: la mujer ha conservado su pene, y el padre ha castrado a la mujer.

No es correcto que tras su observación de la mujer el niño haya salvado para sí, incólume, su creencia en el falo de aquella. La ha conservado, pero también la ha resignado; en el conflicto entre el peso de la percepción indeseada y la intensidad del deseo contrarío se ha llegado a un compromiso como sólo es posible bajo el imperio de las leyes del pensamiento inconciente -de los procesos primarios- Sí; en lo psíquico la mujer sigue teniendo un pene, pero este pene ya no es el mismo que antes era. Algo otro lo ha remplazado; fue designado su sustituto, por así decir, que entonces hereda el interés que se había dirigido al primero. Y aún más: ese interés experimenta un extraordinario aumento porque el horror a la castración se ha erigido un monumento recordatorio con la creación de este sustituto. Como stigma indelebile de la represión sobrevenida permanece, además, la enajenación respecto de los reales genitales femeninos, que no falta en ningún fetichista. Ahora se tiene una visión panorámica de lo que el fetiche rinde y de la vía por la cual se lo mantiene. Perdura como el signo del triunfo sobre la amenaza de castración y de la protección contra ella y le ahorra al fetichista el devenir homosexual, en tanto presta a la mujer aquel carácter por el cual se vuelve soportable como objeto sexual. En la vida posterior, el fetichista cree gozar todavía de otra ventaja de su sustituto genital. Los otros no disciernen la significación del fetiche, y por eso no lo rehusan; es accesible con facilidad, y resulta cómodo obtener la satisfacción ligada con él. Lo que otros varones requieren y deben empeñarse en conseguir, no depara al fetichista trabajo alguno.

Fetichismo 1927, Sigmun Freud

PASTILLAS PARA NO SOÑAR

Si lo que quieres es vivir cien años
no pruebes los licores del placer.
si eres alergico a los desengaños
olvidate de esa mujer.
compra una mascara antigas,
mantente dentro de la ley.
si lo que quieres es vivir cien años
haz musculos de 5 a 6.
y ponte gomina que no te despeine
el vientecillo de la libertad.
funda un hogar en el que nunca reine
mas rey que la seguridad,
evita el humo de los clubs,
reduce la velocidad,
si lo que quieres es vivir cien años
vacunate contra el azar.
deja pasar la tentacion
dile a esa chica que no llame mas
y si protesta el corazon
en la farmacia puedes preguntar:
¿tienen pastillas para no soñar?
si quieres ser matusalen
vigila tu colesterol,
si tu pelicula es vivir cien años
no lo hagas nunca sin condon,
es peligroso que tu piel desnuda
roce otra piel sin esterilizar,
que no se infiltre el virus de la duda
en tu cama matrimonial.
y si en tus noches falta sal
para eso esta el televisor.
si lo que quieres es cumplir cien años
no vivas como vivo yo.
deja pasar la tentacion
dile a esa chica que no llame mas
y si protesta el corazon
en la farmacia puedes preguntar:
¿tienen pastillas para no soñar?

UNO DE LOS NUESTROS

Cate Rangel

CATE RANGEL

“Hermosa Señora, ¿vendrás conmigo
a una tierra maravillosa en la que hay estrellas?
En lo alto de la prímula hay cabello;
Todo el cuerpo es del color de la nieve.

Allí no hay nada “mío” ni “tuyo”;
blancos son los dientes, negras las cejas
son un placer para la vista tantas huestes;
y el tono rosado está cada mejilla.

Púrpura es la superficie de cada llano;
son un placer para la vista los huevos de mirlo;
aunque es hermoso el Llano de Fál,
desolado es al lado del Gran Llano.

Aunque creas embriagante la cerveza de la Isla de Fál,
más embriagante es la cerveza de la Gran Tierra;
prodigiosa tierra es la tierra de la que hablo;
los jóvenes no mueren antes que los viejos.

Arroyos dulces y tranquilos riegan la tierra;
se beben los mejores hidromiel y vino;
nobles y elegantes son allí todos.

Vemos a todo el mundo en todas partes,
y nadie nos ve a nosotros,
las tinieblas nos esconden
de quien pudiese contarnos.

Mujer, si vienes con mi fuerte pueblo,
una corona de oro tendrás en la cabeza;
cerdo fresco, cerveza, leche y bebidas
tendrás allí conmigo, Hermosa Señora.

El Cortejo de Etain